novedades

OPERATIVOS “ENSEÑAR” Y “APRENDER”: ATEN rechaza las evaluaciones estandarizadas (NOTA)

rechazo operativos de evaluación

COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS:
En ATEN CAPITAL y de acuerdo con lo que se ha votado en todas las asambleas de la provincia, se definió el RECHAZO a los operativos ENSEÑAR y APRENDER.
Para enfrentar estos operativos, como también la política en que están enmarcados, necesitamos una acción colectiva en defensa de la educación pública en general y de la relación pedagógica, en particular.
Proponemos este texto como base para que desde cada escuela se elabore una nota para elevar a las autoridades educativas, afirmando la decisión de la institución de NO REALIZAR EL OPERATIVO y no exponer a nuestros estudiantes a que otros/as los “evalúen”, exponiendo todos nuestros argumentos.

Solicitamos que nos hagan llegar una copia del recibido.

 

Neuquén, …… de octubre de 2017

CONSEJO PROVINCIAL DE EDUCACIÓN
AL CUERPO COLEGIADO
PRESENTE
_________________________________

Los abajo firmantes, miembros del equipo directivo y docentes de la Escuela………………. del Distrito……………..de la Ciudad de…………………………………, Provincia de Neuquén, ante la inminente implementación en el ámbito nacional y provincial de los Operativos de Evaluación “Enseñar” y “Aprender” 2017, expresamos nuestra preocupación al percibir, que dicho operativo se inscribe en una línea de trabajo, alejada de la que venimos desenvolviendo en los últimos años, enfocada en los procesos más que en los resultados, más atenta al respeto por las diferencias y a la diversidad cultural que a un propósito homogeneizador.
Reivindicamos nuestro derecho a ser consultados y poder debatir, en tanto sujetos del hecho educativo, los criterios que subyacen en la llamada “Cultura de la Evaluación” que las autoridades provinciales y nacionales pretenden instalar al interior de nuestro sistema educativo. Entendemos que los criterios de evaluación son inseparables del proceso de enseñanza-aprendizaje en su conjunto y que las pruebas estandarizadas de los operativos “Enseñar” y “Aprender”, pretenden tratar a nuestros estudiantes como si no fueran sujetos. Ante las carencias edilicias, el déficit de todo tipo para acompañar a los estudiantes en la resolución de las complejas problemáticas que padecen a diario, los criterios de evaluación estandarizadas están alejados y opuestos por el vértice a las necesidades reales de la educación en nuestra Provincia y nuestro país.
Siguiendo a Santos Guerra pensamos que “la forma de evaluar devela el concepto que el docente tiene de lo que es enseñar y aprender (…) Cuando se concibe la enseñanza como un proceso mecánico de transmisión de conocimientos, linealmente estructurados (sólo puede aprender el alumno, sólo puede aprender del profesor…), la evaluación consistirá en comprobar si efectivamente, el aprendizaje se ha producido. ¿Se potencia, desde esa concepción, el aprendizaje autónomo, la búsqueda del conocimiento independiente? ¿Se practica el aprendizaje compartido, el trabajo en grupo, la búsqueda colegiada? Dime cómo evalúas y te diré que tipo de profesional y persona eres”- Miguel Ángel Santos Guerra.
Las pruebas estandarizadas en condiciones aisladas, que no tienen conexión con el marco de conocimientos generales y personales del estudiante, están enmarcadas en la tendencia a evaluar conocimientos como unidades ordenadas que se pueden aislar en forma artificial. Reducen la enseñanza y el aprendizaje a una sola calificación que puede ser utilizada para introducir una diferenciación entre las escuelas, un ranking para asignar recursos de acuerdo a los resultados. El objetivo no declarado de estas pruebas es modificar el régimen laboral docente, midiendo su “productividad” y ponderando el salario sobre el “nivel de formación” alcanzado por sus estudiantes. En este esquema, la educación se valora como una mercancía y deja de ser un derecho, un bien social, para convertirse en un nicho de negocios.
En las Escuelas se percibe que el trabajo docente y el esfuerzo cotidiano en el sostenimiento de la educación pública no son valorados con justicia y que las pruebas estandarizadas apuntan a evaluar nuestro desempeño en forma descontextualizada del cuadro socio-cultural, alimentario, edilicio etc.
Este operativo es parte de la política de los diferentes gobiernos que busca enfrentar a la escuela pública con la comunidad por medio de una campaña oficial contra los docentes, cuyo eje central es fortalecer un discurso de menosprecio social de la tarea de educar, hacer cargo principalmente a los docentes de la situación de la educación pública y desresponsabilizar a los gobiernos de sus obligaciones. Demonizan nuestra tarea para transformarnos en meros “aplicadores” de lo que otros deciden. Con los escasos elementos que las autoridades educativas nos proporcionan pero al mismo tiempo con la experiencia acumulada de años de carrera docente, estamos en condiciones de afirmar que los lineamientos en curso apuntan a marginar del hecho educativo a los directivos y docentes y reducir nuestros roles a meros ejecutores. La aplicación extendida de estos operativos atenta contra la formación de pensamiento crítico porque en los países que en que se ha implementado sistemáticamente, sólo se enseña lo que va a ser evaluado.
Entendemos que una tarea básica de nuestra práctica docente es evaluar lo que se enseña. Las pruebas estandarizadas desechan la riqueza de los procesos, las distintas formas de aprender y enseñar. No negamos que la educación como sistema debe recopilar información para dictar políticas generales y particulares. Si necesitan información sobre los procesos de aprendizaje, pueden consultar el seguimiento permanente que realizan las/los docentes, equipos directivos y supervisores/as. Pero la consecuencia de tales consultas deben ser respuestas adecuadas a las necesidades de recursos, cargos, espacios. Ninguno de los operativos de evaluación estandarizada realizados durante años anteriores, ha servido para responder a las demandas de la comunidad educativa en ese sentido.
Por todos estos fundamentos RECHAZAMOS formar parte de este operativo y que nuestros estudiantes sean utilizados a los fines de enfrentar a la comunidad con sus docentes.

Sin otro particular, saludamos a Ud. atte.